domingo, 16 de julio de 2017

Juan Guaidó: "Venimos con más presión de calle" (+Video)


Juan Guaidó | Alberto Torres
Juan Guaidó | Alberto Torres

Daniela Zarzalejo
Juan Guaidó, diputado a la Asamblea Nacional por el estado Vargas, está convencido de que el país necesita reconstrucción y que la economía venezolana se puede recuperar rápidamente con un cambio de Gobierno. Sin embargo, destacó que sus preocupaciones radican en restablecer el sector educativo para rescatar “los valores de superación e importancia del estudio”.



El militante de Voluntad Popular espera que luego de la consulta que se realizará hoy para rechazar a la Asamblea Nacional Constituyente, se active el plan denominado “la hora cero”, con el que se ejecutará manifestaciones de calle y huelgas similares a las que se han registrado en los últimos tres meses.
Para Guaidó, el país está en una transición política en la que se ha llegado a un consenso de restituir la democracia. Expresó que si Venezuela estuviera jugando bingo, “estaríamos a punto de cantarlo”.
Después de haberse reunido con Leopoldo López, ¿cuáles son sus impresiones?
Estoy como está todo el país, impresionado por la resolución del régimen de mandarlo para su casa. Sigue preso, pero está en su casa. El sábado pasado esa noticia nos tomó por sorpresa. Lo vi bien en sentido espiritual. Perdió mucho peso en el último mes, producto del maltrato que le hicieron: le indujeron vomito, lo intoxicaron, no le daban medicamentos, pero además no le permitían ver a su familia, y durante tres meses no pudo reunirse con sus abogados. Estoy muy contento porque luego de haber sido torturado es un alivio que esté ahí. Es una medida que por una parte alegra, pero por otra, nos guía a ocuparnos más en la situación de todos los presos políticos de Venezuela, una que no es diferente a la que vive el país.
¿Qué opina de las declaraciones de Lilian Tintori en las que agradeció a los hermanos Rodríguez por la medida de casa por cárcel a López?
Para mí lo más importante es reconocer el gran esfuerzo de Lilian Tintori durante los últimos tres años en los que ha viajado por el mundo. Yo le atribuyo sus declaraciones a una primera impresión. Tenemos que entender que este régimen trata a los presos políticos como secuestrados. En esa declaración también dijo que iba a seguir trabajando por los Derechos Humanos y la liberación de todos los presos políticos. Por supuesto que lo que dijo sobre los Delcy y Jorge Rodríguez generó un gran ruido en las redes sociales, pero creo que al final el balance fue positivo. Mi reconocimiento es para Lilian por toda la labor que ha desempeñado. Además, lo que dijo lo hizo con mucha claridad y transparencia de acción.
¿Cuál es la posición de Voluntad Popular frente a la medida aplicada a López?
La posición es muy clara. Vamos a seguir trabajando por rescatar los Derechos Humanos. Estamos llamando no solamente al plebiscito sino a seguir en la calle como hicimos en el año 2014. Hoy, hay un consenso en la Mesa de la Unidad y en el país para restituir la democracia, ese es un elemento fundamental para cualquier transición política. Hay teorías conspirativas de que existió negociación, pero yo lo que veo es un régimen muy débil que tuvo que aplicar casa por cárcel al preso político mas simbólico que tiene Venezuela.
¿Por qué lo califica de régimen débil?
Los elementos están muy claros. Somos mayoría electoral y lo demostramos en 2015, somos mayoría en las calles y eso está evidenciado en las acciones de resistencia estos últimos años. Esta lucha tiene señalamientos internacionales importantes: se ha pronunciado la Organización de Naciones Unidas (ONU), la Organización de Estados Americanos (OEA), el senador estadounidense Marco Rubio y la comunidad europea en el Europarlamento. Hace unos días veía que en la prensa de Vargas decía que llegaron bolsas de comida, ¿cuánta precariedad puede tener un Gobierno para tener como noticia algo tan básico? Además, no cubren ni siquiera todas las familias del estado. La presión de calle genera resultados y posibles soluciones al conflicto que vive Venezuela.
Maduro amenazó con que, de no darse la Constituyente, acudiría a las armas, ¿cómo interpreta esto la oposición?
Eso es un desespero. Ejercen el poder con armas, esto no es otra cosa que terrorismo de estado. Cuando vemos que tanquetas del Conas entrando a urbanizaciones, que secuestran a dirigentes políticos, que golpean y torturan a jóvenes, sabemos que lo hacen para generar terror. Este es un régimen que robó las armas de la República para tratar de generar terror en una ciudadanía y generar miedo para inhibirnos, pero no les ha funcionado. Somos una mayoría que quiere sus bienes básicos. Las amenazas de Maduro lo dejan al desnudo. Este pueblo no se amilanó ante el imperio español. No creo que un pichón de dictador pueda seguir avanzando con ese discurso. El madurismo es tan malo que hasta sin chavismo se quedó.
¿Qué va a pasar después de la consulta de hoy?
Hemos hablado de “la hora cero”, que incluye aún más presión de calle. Viene una agenda de presión de actividades como La toma de Caracas, la toma de Venezuela, plantones de 72 horas, huelgas generales, porque a diferencia del régimen, ellos ya utilizaron todas las tarjetas que tenían. Nuestra protesta ha crecido y nuestros requerimientos son legítimos. Nosotros sí podemos utilizar muchos elementos que no hemos usado. Son muchísimos los que tenemos en nuestras manos para ejercer nuestro derecho y que se respete la consulta.
¿Qué opina de las medidas que aplicó Conatel a los medios audiovisuales para no transmitir la consulta popular de hoy?
Yo quisiera ver a Conatel viajando a Miami para decirles a las figuras públicas que se han pronunciado sobre la consulta popular que no pueden hablar de eso. Ese es el esfuerzo del régimen por tratar de callar un sentimiento nacional y las ganas que tiene un pueblo de expresarse, las cuales fueron quitadas el año pasado cuando no permitieron el referéndum revocatorio. Además, quitan las elecciones regionales e imponen un fraude para el 30 de julio, que hoy no llega ni a internas del Psuv. Son medidas desesperadas. Lo que hizo Conatel fue quedar en ridículo. Ellos solo están ejerciendo terror en los medios de comunicación. Conatel trata de censurar a los pocos medios privados y el del Estado tiene publicidad gratis, con videos bastante cuestionables de los Constituyentistas. Es un esfuerzo porque se tape la noticia, cosa que no se puede hacer.
Dados los antecedentes que tiene el país con el paro del año 2002. ¿Cuáles podrían ser las consecuencias de un paro convocado por la oposición?
Los paros son elementos de presión ciudadana. Nosotros ni empezamos por ahí ni queremos terminar por ahí. Yo creo que ya este país esta parado porque no hay producción, se robaron las divisas. Hoy, los emprendedores o pequeños empresarios que agregan valor al país son unos héroes porque conseguir cualquier elemento que aporte valor es una hazaña. Pero sí se puede hacer una huelga general de sectores que tienen dificultades propias como por ejemplo el sector transporte, que tiene problemas con los repuestos, el pasaje, o el sector comercio, cuya traba es el acceso a divisas. Lo que decimos es que hagamos esa causa común hacia el cambio político en Venezuela. Hay muchas maneras de hacer la presión productiva para que se sienta porque sí tiene un resultado y consecuencias claras.
¿Qué piensa de los últimos hechos violentos realizados a la Asamblea Nacional?
Eso es terrorismo de Estado y tiene vinculaciones penales. Hubo complicidad de la Guardia Nacional Bolivariana para que entraran organismos paramilitares ordenados por el régimen. Eso es un delito de lesa humanidad, es una violación de los derechos humanos. Hay imágenes de personas disparando. Ellos no querían pagar el costo político de que el mundo viera realmente lo que son: unos dictadores que atacan nada más y nada menos que al Palacio Federal Legislativo, la casa de que hace las leyes, donde reside la soberanía popular, que ahora tiene sus paredes manchadas de sangre. Los diputados defendimos el Palacio, la soberanía popular, la sesión y luego convocamos la consulta popular para hoy. Ellos querían detener esa convocatoria, pero les salió mal la jugada.
¿Qué opina de las declaraciones de la fiscal general Luisa Ortega Díaz?
Siempre he pensado que un fiscal, un contralor, un Consejo Nacional Electoral o un Tribunal Supremo de Justicia no puede ser de una tendencia u otra, esos organismos deben ser independientes, imparciales y regirse por la Constitución. Nosotros simplemente le pedimos a la Fiscal que cumpla su trabajo. Yo creo que la reconstrucción de Venezuela pasa por la independencia de los poderes públicos y porque regresemos a conceptos básicos como el rechazo a la impunidad y a la corrupción.
¿Qué papel tiene el Ministerio Público frente a estos hechos?
Ya hay una imputación al coronel Lugo, ya eso es una acción. El Tribunal Supremo de Justicia podrá decir en algún momento que eso no vale, pero sabemos que esa institución casi no existe, solo sirve para bloquear iniciativas de la Asamblea Nacional o del Ministerio Público, ya no está para hacer justicia ni para servir a la sociedad.
La oposición habla de una reconstrucción para el país, ¿Cómo planean ejecutarla?
En principio, la recuperación económica no me preocupa tanto porque Venezuela es un país tan noble, tan grande y productivo que tiene la potencialidad de recuperarse rápidamente, no solamente a través de los recursos del Estado, sino que la seguridad jurídica, es decir, que lo que yo invierta no me lo vayan a expropiar, va a permitir la inversión privada. Eso solo se logra con un cambio de Gobierno confiable. Con esas acciones, va a haber un repunte y un mínimo de estabilidad política y ya se sabrá que podrán venir a invertir. Recuperaremos la industria petrolera, el campo, el sector turístico, la industria aeronáutica. Lo que sí me preocupa es que hay que hacer un aguante social. Todas las condiciones por las cuales este Gobierno comenzó no han hecho otra cosa sino empeorar, tenemos 51% pobreza extrema. Hay que abocarse a recuperar los valores de superación e importancia del estudio.
¿Hay que atender primero el sector salud?
Hay que empezar a reconstruir todo, pero lo primero es atender la urgencia, que es sin duda es la falta de comida y medicinas. La gente se esta muriendo de hambre y de enfermedades porque no tienen atención primaria. Esto es un genocidio silencioso. Luego, hay que atender también el área educativa y profesional. Vimos una fuga muy grande de talentos en nuestro país, pero yo sigo siendo optimista y estoy convencido que la preparación de profesionales no va a ser un problema. El plan de desarrollo pasa por atender la crisis, promover el desarrollo y un mercado local, y unificar el esquema cambiario. Para esto se necesita un mínimo de voluntad política.
¿Cree que la sociedad venezolana está deteriorada?
Sin duda. El rebote que tuvimos como sociedad es terrible. Dejamos de hacer cosas rutinarias y que ahora pueden parecer banales, pero no lo son. Ya no solo tenemos que trabajar duro sino que hay que humillarse para poder sobrevivir. El deterioro es absoluto y hay que recordarlo porque la gente cree que es normal que tengan que pedir el favor de que les den una bolsa de comida. Así es el modelo comunista, cercena la sociedad hasta que uno mismo tenga que pedir el favor de tener derecho a la vida. El Gobierno pretende que uno le de las gracias por una casa. La gente cree que de verdad eso se lo regaló Chávez o Maduro, eso es un dinero del pueblo y es su trabajo. Lo que era normal se convirtió en urgencia y si esta urgencia se vuelve a normalizar, nos habremos acostumbrado a la miseria. Estamos en una línea muy delicada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.