jueves, 3 de agosto de 2017

Unidad pospone para este viernes la marcha contra fraude Constituyente


Foto de archivo. Bandera venezolana durante una protesta celebrada por venezolanos en México contra las elecciones de la Asamblea Constituyente de Venezuela. 30 julio 2017. REUTERS/Henry Romero - RTS19S04
Foto de archivo REUTERS/Henry Romero 



La oposición venezolana aplazó hoy para mañana a la misma hora la movilización ciudadana que había convocado este jueves a las 12 del mediodía contra la instauración de la Asamblea Nacional Constituyente, que se eligió el domingo entre fuertes protestas y amplio rechazo internacional.


“MUD ANUNCIA: para defender la constitución del FRAUDE la movilización de hoy será MAÑANA 4Ago a las 12M”, informó la alianza que agrupa a los partidos opositores, la Mesa de la Unidad Democrática, en su cuenta de Twitter.
Este aplazamiento se produce después de que Nicolás Maduro, anunciara ayer que la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente se hará el viernes y no el jueves como habían adelantado otras voces del oficialismo .
Desanimados porque Maduro se salió con la suya y está a punto de echar a andar la Constituyente, los opositores intentarán llegar a la sede del Parlamento, en el centro de Caracas, pese a que siempre han sido bloqueados por las fuerzas de seguridad a punta de bombas lacrimógenas y perdigones.
“Sigue la lucha. Ese fraude coloca al país camino a una explosión social, con una Constituyente fraudulenta. Ese proceso está nulo. Es el inicio del fin”, declaró el líder opositor Henrique Capriles, al animar a sus seguidores a la manifestación.
Su instalación tendrá lugar en medio de un fuerte rechazo internacional y en pleno escándalo por la denuncia de la empresa Smartmatic, que dio soporte tecnológico a los comicios para la Constituyente, de que hubo “manipulación” de los resultados dados por el Consejo Nacional Electoral (CNE).
Inicialmente prevista para miércoles o jueves, el presidente socialista postergó para el viernes la ceremonia de instalación de los 545 asambleístas, argumentando que se debía organizar “con tranquilidad”.
Ese aplazamiento descolocó a la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que ya había pospuesto la marcha del miércoles al jueves, por lo que esta vez decidió mantenerla aun cuando no se hará el propio día de la toma de posesión.
La Constituyente, órgano plenipotenciario encargado de redactar una nueva Carta Magna, fue elegida el domingo en medio manifestaciones que dejaron diez muertos, elevando a 125 los fallecidos en cuatro meses de protestas que exigen la salida de Maduro.
Rechazada por 72% de los venezolanos según Datanálisis, la Constituyente sesionará en el Salón Elíptico del Palacio Legislativo, en cuyo hemiciclo debate el Parlamento de mayoría opositora, lo que hace temer brotes de violencia.

– Un hecho escandaloso –
Según el poder electoral, votaron ocho millones de personas, pero el cálculo de Smartmatic es que votó un millón menos, lo cual fue rechazado por la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, como una aseveración “sin fundamento”.
Mientras, la oposición, que calificó la denuncia de una “tormenta mundial”, manejaba una cifra de unos 3,5 millones de votantes.
El dato de participación era clave para la legitimidad de la Constituyente, luego de que la oposición asegurara haber recaudado 7,6 millones de votos contra la iniciativa en un plebiscito simbólico el 16 de julio.
“Este proceso no lo mancha nada porque es transparente”, subrayó la víspera Maduro, quien atribuyó la versión de Smartmatic a una “reacción del enemigo internacional”.
Estados Unidos, la Unión Europea y una decena de países latinoamericanos, como Colombia, Argentina y Perú, anunciaron que no reconocen la Constituyente por considerarla una amenaza a la democracia.
Poniendo presión, el presidente estadounidense, Donald Trump, quien llama “dictador” a Maduro, le impuso el lunes sanciones financieras y jurídicas y la semana pasada hizo lo mismo con 13 funcionarios venezolanos, incluida la presidenta del CNE.
Los cancilleres del Mercosur se reunirán en Sao Paulo o Brasilia el sábado para decidir la suspensión política de Venezuela del bloque “por la ruptura del orden democrático” en ese país, anunció en Asunción el canciller paraguayo Eladio Loizaga.
Convocada por Perú, la semana próxima se realizará una reunión de cancilleres para tratar la crisis venezolana, lo que según Maduro busca conformar “una coalición” para agredir a su país.
La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, chavista que se rebeló contra Maduro, a quien acusa de tener “ambición dictatorial”, anunció la noche del miércoles que abrió una investigación contra los rectores del CNE “por este hecho tan escandaloso”.
La oposición rechazó desde un inicio participar en la elección de la Constituyente, al considerarla un “fraude” con el que Maduro busca evadir elecciones, perpetuarse en el poder e instaurar un régimen comunista.
“La Constituyente nace con plomo en el ala (herida). Pero a Maduro no le importa, solo quiere una Constitución a su medida”, aseguró a la AFP el analista Luis Salamanca.
El gobernante sostiene sin embargo que la Constituyente recuperará la paz y rescatará la colapsada economía del país petrolero, agobiado por una severa escasez de alimentos y medicinas, y una brutal inflación.
por Maria Isabel SANCHEZ/AFP

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.