miércoles, 22 de noviembre de 2017

Tenedores de bonos buscan formar alianzas en el limbo de la reestructuración

People pass a gas station of Venezuelan state-owned oil company PDVSA in Caracas, Venezuela November 16, 2017. REUTERS/Marco Bello
Una estación de gasolina de Pdvsa REUTERS/Marco Bello

Los tenedores de bonos venezolanos se están reuniendo y considerando la posibilidad de formar comités, asesores y gestores de fondos, a medida que aumentan las dudas sobre la viabilidad de la propuesta del presidente Nicolás Maduro de reestructurar una deuda de 60.000 millones de dólares.
Reuters

 
Maduro ha dicho que el país seguirá cumpliendo con sus obligaciones por ahora. Pero los tenedores de bonos que van desde fondos de inversión de larga data hasta fondos de cobertura y fondos de mercados emergentes en los Estados Unidos y en otros lugares están comenzando a sentar las bases para una batalla potencialmente amarga y desordenada por un posible incumplimiento en el futuro.
Un fondo de cobertura británico, MacroSynergy Partners, invitó a los tenedores institucionales de la deuda de la petrolera venezolana y estatal PDVSA [PDVSA.UL] a una reunión del 30 de noviembre en Londres para analizar el posible camino a seguir y los próximos pasos para los acreedores, según una invitación vista por Reuters.
Los participantes también discutirán si se debe crear un comité informal y ad hoc para los bonistas, dijo la invitación.
Si bien Venezuela se ha mantenido al día con los pagos de sus bonos, ha pagado algunos cupones tarde, lo que ha llevado a las agencias calificadoras a declarar un incumplimiento selectivo y mantener a los acreedores en una situación adversa. Otros $ 237 millones en pagos de intereses vencen el martes, pero las fuentes del mercado dijeron que aún no había señales de que los fondos llegaran a sus cuentas.
En los Estados Unidos, el jefe de asesoría soberana de Millstein & Co, Mark Walker, dijo que se había reunido con un grupo inicial de más de 20 acreedores con respecto a la formación de un posible comité. Se negó a nombrar a los acreedores, citando confidencialidad.
El grupo de la industria bancaria, el Instituto de Finanzas Internacionales, también ha estado buscando formar un comité de acreedores, dijeron a Reuters dos fuentes familiarizadas con el asunto.
No estaba claro cuántos grupos finalmente se formarían.
Los acreedores también han estado organizando teleconferencias y celebrando reuniones improvisadas en hoteles de Caracas, dijeron los inversores.
Para que funcione cualquier reestructuración, los asesores y los administradores de fondos dijeron que se deben cumplir dos condiciones principales: la eliminación de las sanciones estadounidenses a Venezuela que impiden que los bancos estadounidenses adquieran deuda venezolana recién emitida y el compromiso de Maduro con las reformas económicas.
Tampoco es probable que se cumplan en el corto plazo.
Muchos en la alguna vez próspera economía de Venezuela sufren de escasez de alimentos y enfermedades prevenibles en un contexto de fuerte inflación provocada por años de mala gestión gubernamental. El gobierno culpa a la caída de los precios del petróleo y a una “guerra económica” encabezada por Estados Unidos por el desastre financiero de Venezuela.
“No se puede tener una reestructuración viable sin un plan económico creíble y un gobierno con el compromiso y la competencia para ejecutarlo”, dijo Walker, quien asesoró sobre la reestructuración de Grecia mientras trabajaba en Lazard.
“Si se les pide a los acreedores que reciban un golpe ahora, deben tener razones para creer que estarán mejor en el futuro”, agregó.
Pero el gobierno socialista de Maduro ha consolidado el poder este año, creando una nueva asamblea constituyente de sellos de caucho, y ha mostrado poco interés en la reforma económica.
Esa falta de flexibilidad es probable que conduzca a sanciones aún más severas por parte de la administración del presidente estadounidense Donald Trump, que ha descrito a Maduro como un “mal líder que sueña con convertirse en dictador”.
El Ministerio de Información de Venezuela y PDVSA no respondieron a una solicitud de comentarios.
También es clave para cualquier reestructuración la disposición de los grupos más allá de los tenedores de bonos para distribuir la carga financiera, dijeron los asesores.
Se estima que los $ 60 mil millones en bonos de Venezuela representan solo un tercio de la deuda total del país, mientras que el resto está en manos de Rusia y China.
Rusia acordó la semana pasada un acuerdo de reestructuración de deuda con Venezuela, mientras que China expresó confianza en el manejo del problema de la deuda por parte del gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.