.

.

domingo, 29 de julio de 2018

Venezuela, líder mundial en dos cosas: reservas petroleras e incompetencia (The Washington Post)


En medio del hambre, el presidente de Venezuela baila con frecuencia en la televisión. Reuters


Venezuela es el líder mundial en dos cosas: En reservas de petróleo y en incompetencia.
Por Matt 0’Brien para The Washington Post 



| Traducción libre el inglés por lapatilla.com
¿Qué más se puede decir de una economía basada en el petróleo que se está cayendo a pedazos más rápido que nunca a pesar de que los precios del petróleo han subido más de un 50 por ciento en el último año? Eso no debería suceder aún si eres capitalista, socialista o algo intermedio, pero sucede en Venezuela debido a la mezcla de corrupción extrema y el analfabetismo económico del gobierno.


De hecho, el Fondo Monetario Internacional estima que la economía de Venezuela se contraerá un 15 por ciento este año cayendo a casi la mitad del tamaño que tenía al comienzo de 2014, y que su tasa de inflación puede llegar hasta 1.000.000 por ciento. Lo que apunta a tal vez la parte más desconcertante de todo esto: el colapso de Venezuela ahora tiene mucho impulso propio que ni siquiera buenas noticias, como los altos precios del petróleo, puede detener..
Aunque podría parecer imposible, las cosas empeoran en un país petrolero donde la comida es tan escasa que tres cuartas partes de todos los adultos que perdieron peso en 2016 – para un promedio de 19 libras cada uno – y es casi seguro que seguirán perdiendo peso.
No hay ningún misterio sobre lo sucedido en Venezuela. Su gobierno ha destruido su economía. La historia sencilla es que el régimen bolivariano ha prometido demasiado y cumplido muy poco: Se dijo que podía permitirse el lujo de gastar más dinero en programas sociales de lo que podría, incluso cuando se estaba vendiendo una gran cantidad de petróleo a precios altos, pero luego echó a perder las cosas de tal manera que ya ni siquiera bombea tanto como podría. Esto duró mientras el petróleo se mantuvo por encima de 100 $ el barril, pero todo cambió después de la revolución de lutitas que ayudó a que los precios del petróleo cayeran en el 2014.


De repente, Caracas tuvo que imprimir mucho más dinero para llenar su hueco en el presupuesto, alimentando lo que ahora se ha convertido en una inflación fuera de control. Para darle una idea de lo malo que esto ha sido, la moneda de Venezuela ha perdido el 99,999 por ciento de su valor, a los precios del mercado paralelo, desde el comienzo de 2012. Y ha sido aún más doloroso, porque el gobierno intentó combatir la inflación que él mismo generó con controles bizantinos de precios y divisas que eliminaron cualquier incentivo para que las empresas vendieran bienes, ya que tendrían que hacerlo a pérdidas. Esto ha significado que las estanterías de las tiendas se han vaciado y que las colas de personas se acumulen en las pocas tiendas, a menudo controladas por el gobierno, que están dispuestas a vender los pocos productos a los precios establecidos por el gobierno.
Lo que ha cambiado recientemente es que esta caída está engendrando otra. ¿Como es eso? Bueno, la producción petrolera de Venezuela ya no está cayendo solo por razones políticas sino también económicas. Lo importante de entender aquí es que el régimen bolivariano siempre ha considerado a la compañía petrolera estatal como una alcancía para sacarle dinero pero no para reponérselo, y como resultado, como una fuente de poder que debe controlarse sin tomar en cuenta los costos. La primera parte de eso significó que no realizó las inversiones que necesitaba para mantener en funcionamiento los campos petrolíferos; y en segundo término, que despidió a muchos de los ingenieros experimentados que sabían lo que estaban haciendo y los reemplazó por otros políticamente confiables que no necesariamente profesionales. Junte las dos razones y podrán entender por qué la producción de petróleo del país cayó un 25 por ciento desde el momento en que el ex presidente Hugo Chávez asumió el cargo en 1999 hasta que falleció en 2013.
Pero a pesar de eso, el petróleo todavía era una parte tan grande (y tal vez la única) de la economía del país que en gran medida determinó cuánto valía la moneda de Venezuela. Como puede ver a continuación, el precio del petróleo explicó aproximadamente el 73 por ciento del valor del mercado negro del bolívar desde el inicio de 2012 hasta el final de 2015.



Venezuela: Precio del Petróleo vs tasa de cambio del Bolívar / WP

Desde entonces, hacia el presente, ha sido alrededor del 51 por ciento. La diferencia ahora es que Venezuela está bombeando mucho menos e imprimiendo mucho más de lo que hacía hace unos años. Esto se debe a que la inflación se ha descontrolado tanto que la economía se estanca por completo, lo que a su vez empeora la inflación. En particular, a los trabajadores petroleros de Pdvsa se les paga ahora tan poco ahora con los precios del petróleo tan altos que los trabajadores están empezando a renunciar en masa. Un líder sindical estima que 25.000 de los 146.000 trabajadores de la compañía estatal renunciaron en 2017. Tampoco ha ayudado que el general de la GNB a cargo de la compañía desde hace siete meses haya purgado a personas consideradas insuficientemente leales a Nicolás Maduro, alentando a los trabajadores restantes a que se denuncien mutuamente y que haya llevado a la empresa militares que no tienen experiencia en el negocio. El resultado ha sido que los ya bajos niveles de producción de petróleo de Venezuela ha caído en 35% por ciento desde fines del año pasado y se espera que podría caer a apenas un millón de barriles diarios a fines de 2018.
Es por eso que los altos precios del petróleo no han ayudado a Venezuela: No está vendiendo tanto como antes.
Este podría ser el final del régimen de Maduro. Después de todo, un dictador que ni siquiera puede bombear petróleo no será un dictador por mucho tiempo. El gobierno se está acercando rápidamente al punto en el cual su mano dura e incapacidad para liberarse de su obviamente desastrosa impresión de dinero no solo está dañando su industria petrolera sino también destruyéndola. Sin mencionar la perspectiva de sanciones aún más estrictas en los EE.UU. Y los acreedores de Venezuela aprovechen el poco petróleo que tiene, como acaba de hacer ConocoPhillips para cobrar su deuda. Lo que quiere decir que no pasará mucho tiempo hasta que el gobierno de Venezuela se reduzca tanto a tener sólo un poco más que armas y una imprenta. La única pregunta, entonces, será si lo que ya es una de las peores crisis humanitarias en el mundo también se convierte en una guerra civil.
Mientras tanto, Venezuela liderará el mundo en una última cosa: el hambre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.