.

.

domingo, 9 de septiembre de 2018

Sin producción no hay comida

Foto: Referencial
Foto: Referencial

Moisés Alejandro Calderón | mcalderon@bloquedearmas.com 
Desde la época precolonial, Venezuela se ha caracterizado, entre otras cosas, por su gran capacidad de siembra. De hecho, las herramientas iniciales de trabajo de los nativos y los primeros ingresos económicos de la nación, derivaban directamente de la producción agrícola, debido a que antes de la aparición del petróleo la economía del país se basaba principalmente en la agricultura, a fin de asegurar la manutención de sus habitantes.



Hoy se celebra el Día Mundial de la Agricultura, en honor a todas aquellas personas que se dedican diariamente a cultivar las tierras para poder abastecer de alimentos a la población. A pesar de que Venezuela siempre ha destacado por su capacidad agrícola, los embates de la crisis nacional han llegado hasta este importante sector, golpeándolo fuertemente y dejándolo tendido en la lona.
Desde hace algún tiempo, diversos representantes y organismos del gremio han manifestado su descontento y preocupación por los bajos niveles de producción registrados en el área. Meses atrás, desde la directiva de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro), se informó que durante el primer trimestre del año el déficit en la producción agrícola había aumentado a 75% y hace algunos días, el presidente de dicha federación, Aquiles Hopkins, aseguró que el actual proceso de producción sólo puede abastecer el 25% del consumo nacional en maíz, y que para la cosecha 2018 no se avistaba un mejor panorama.
Abundan los problemas. Celso Fantinel, primer vicepresidente de Fedeagro, expresó en abril del año en curso, que entre los problemas que aquejaban al sector están: déficit en el acopio de fertilizantes, semillas, lubricantes y gasoil, sumado a un problema generalizado como el de la inseguridad rural y la falta de repuestos para los tractores utilizados en los procesos de producción.
El propietario de una finca productora de yuca, plátano y maíz en el estado Barinas, quien prefirió mantener su identidad en el anonimato, manifestó que “desde hace varios meses se le ha dificultado el tema de los fertilizantes puesto que a pesar de la búsqueda masiva de los mismos, no han podido localizarlos todos”. Además, denunció que también ha sido víctima del hurto de la cosecha varias veces este año, por lo que ha solicitado en numerosas ocasiones el apoyo de los organismos competentes.
“No tengo fertilizantes suficientes para el mantenimiento de los productos que cosechamos, mis ayudantes y yo trabajamos con lo que podemos, sumado a que diariamente nos enfrentamos a los ladrones que se meten en la noche a robar lo que uno produce. Sabemos que de la crisis no se escapa nadie, pero solicito especial ayuda para el sector agrícola, estamos sumamente necesitados y sin exagerar, nuestro sector tiene un gran valor histórico” sostuvo el productor.
Importación. El cese de las importaciones, lejos de significar una medida viable para el desarrollo de los rubros agrícolas alimenticios, ha sido catalogado como una seria problemática. Algunos dirigentes gremiales consideran que con una producción nacional tan disminuida en materia de agricultura, la limitación de las importaciones solamente traerá consigo hambre y desabastecimiento.
Pedro Vicente Pérez, director ejecutivo de Fedeagro, manifestó que la escasez “va a sentirse especialmente a final de año” y expresó su descontento asegurando que “la sustitución de importaciones por la producción nacional es algo que debió haberse hecho hace 20 años”.
Piden ayuda al Gobierno. Hopkins también mencionó la responsabilidad que debe tener el Gobierno con respecto al sector, afirmando que el mismo “debe gestar las políticas correspondientes al sector privado para que opere de la manera correcta”.
Igualmente, alertó sobre la enorme posibilidad de que exista una caída consecuente en todos los rubros pertenecientes al ámbito agrícola, por ende, fue insistente en el hecho de que “se debe revertir esa caída en la producción”, la cual ha aumentado especialmente durante los últimos 15 años.
Finalmente, denunció las irregularidades existentes en el sector, como el irrespeto a la propiedad privada, los controles de precio a los productores y la inexistencia de seguridad jurídica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.