.

.

domingo, 4 de noviembre de 2018

Volver al pasado: cómo es la epidemia de paludismo que avanza en Venezuela tras más de 50 años sin la enfermedad

 Play
(Enviada especial a Zulia) Lo único que separa a Jairo Mashube de la tierra pisada donde está acostado es una esterilla de paja. Está cubierto con una manta vieja porque tiene frío, a pesar de que la temperatura del ambiente llega a 40 grados centígrados. La fiebre que tiene lo hace delirar, sus ojos están casi blancos. Jairo, indígena yukpa de la Sierra de Perijá en Zulia, estado fronterizo con Colombia, es víctima, en el siglo XXI, de paludismo, una epidemia erradicada en esta nación suramericana en el siglo pasado.


—Me quedé así temblando y me vine con la carajita, pero venía así, caminando así —y tiembla para hacer énfasis en su malestar— y llegué aquí y me acosté aquí. Luego me paré y me metí pa´ dentro y me caí ahí.
Pero no es el único en El Tokuko —un poblado de unos 3.500 habitantes, cercano a la misión capuchina— que tiembla por la fiebre que le causa el paludismo, también conocido como malaria. Una enfermedad que se transmite por la picadura de un mosquito anopheles infectado que inocula al ser humano el parásito Plasmodium (del que hay cinco especies) que se aloja en el hígado. Luego de la picada, síntomas como la fiebre, dolor de cabeza y escalofríos, aparecen entre los 10 y 15 días.
Jairo Mashube, uno de los enfermos con paludismo del estado de Zulia
Jairo Mashube, uno de los enfermos con paludismo del estado de Zulia
La expresión del rostro de Juan Romero es la de impotencia por ver la cara de la muerte en su niña en brazos y no poder darle atención inmediata. Está a bordo de una pick up con su esposa que sostiene con la mano alzada una bolsa de suero fisiológico para paliar al menos con eso la fiebre de su hija mientras van rumbo a Maracaibo para darle atención médica.
—Es muy difícil, es muy difícil. Tantos gobiernos que han pasado— se lamenta Juan porque tampoco tiene el dinero para comprar las medicinas—. Son costosas. Anteayer pregunté pa´diarrea, suspensión y todas las cosas están a precio muy alto. Está deshidratada y casi no hay medicamentos en el ambulatorio.
Mientras Juan habla, el cuerpo de su hija, que tiene 15 días en esas condiciones, no deja de temblar en sus brazos.
En la zona rural de El Tokuko, cercana a la frontera con Colombia, la población indígena yukpa es la más afectada por el regreso del paludismo
En la zona rural de El Tokuko, cercana a la frontera con Colombia, la población indígena yukpa es la más afectada por el regreso del paludismo
En el ambulatorio rural de El Tokuko no hay mayor posibilidad de atención. Ni siquiera funciona la ambulancia por falta de repuestos y es simplemente utilizada por los pacientes que, con mucha paciencia, esperan ser atendidos ante la mirada imperturbable de Chávez a quien llamaron "el comandante supremo" cuya imagen está retratada en un afiche que vigila la entrada del consultorio.
Para Fray Nelson Sandoval, misionero capuchino de Cáritas en El Tukuko, Sierra de Perijá no es ajena la realidad de la zona. Desde 2008 está asignado a la misión, pero la frecuenta desde 1977, porque es de la Sierra de Perijá. No solo conoce los casos de Jairo o de la hija de Juan. Otras comunidades indígenas como la Barí también reportan muertes por paludismo que en algunos casos para las cifras oficiales son reportadas como decesos por otras causas y no por paludismo.
Venezuela junto a Nigeria, Sudán y Yemen son los cuatro países en condición de alerta por paludismo en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud
—Por ejemplo lo que pasó con la esposa del cacique de Bachichita, que es una comunidad Barí. Ella era paciente crónico de hepatitis B. Ya tiene el hígado afectado. El plasmodium se aloja en hígado, le dio paludismo y se murió. ¿Tú dices que ella se murió de paludismo? No, te van a decir que ella murió de hepatitis. El parásito del paludismo se aloja en el hígado. Esta es una realidad malvada. Hay una negación total de la realidad cuando deberían estar todos avocados aquí y declarar esto zona de emergencia.
Lo que ocurre con las muertes por paludismo en esta región del Zulia es parte de lo que recientemente denunció el Colegio de Médicos de este estado: la alteración en las actas de defunción para evitar que se conozcan algunas de las causas reales de muerte en Venezuela hoy día.
Los carteles con recomendaciones para prevenir el paludismo en el ambolutario rural de El Tokuko
Los carteles con recomendaciones para prevenir el paludismo en el ambolutario rural de El Tokuko
-Malariología (departamento adscrito al Ministerio de Salud) niega todos los casos de personas fallecidas. Solamente en la comunidad de El Tokuko fallecieron 19 personas en los primeros seis meses del año. Los más vulnerables son bebés y ancianos, porque hay muchos niños y ancianos desnutridos. Pero a las personas con padecimientos crónicos les da paludismo y se agrava el padecimiento que tienen y mueren.
En Zulia, según fray Sandoval, el paludismo va avanzando del pie de monte de la Sierra hacia poblados con mayor número de habitantes.
-Hay haciendas que ya tienen paludismo. Esto significa que el paludismo se va a instalar en Machiques, una población de más de cien mil habitantes. Cuando el paludismo llegue allí va a ser la catástrofe si eso no lo atacan aquí. La Villa, Maracaibo (capital de Zulia el principal estado petrolero) incluso van a ser poblaciones endémicas de paludismo. Se eliminó el programa contra el paludismo y al dejar de fumigar y dar tratamientos evidentemente hay un incremento en zancudos con vectores contaminados y comienzan a aumentar los casos de personas enfermas.
En el estado Zulia esta afectado de gravedad por el regreso del paludismo, la población indigena es la mas afectada
El paludismo en El Tukuko se ha vuelto cíclico, porque no se cumple el protocolo de tratamiento previsto por la OMS. Solo se fumiga con gas y no con insecticida por rociado intradomiciliario que tiene efecto residual. Explica fray Sandoval que se registran casos hasta por segunda vez de personas que se curaron en julio y han tenido que recibir tratamiento de nuevo porque han tenido recaída ya que volvieron a infectarse con el parásito por otra picadura. Tal es el caso de Nilsa Romero
—En Machiques uno va y hay que pagar 200 (equivalente a menos de un dólar en el mercado negro), ¿Ajá? Uno se mejora y ya a los veinte días ya estamos otra vez temblando—, y estremece su cuerpo para recrear lo que padece por el escalofrío producto del paludismo.
Desde 2016, el régimen de Nicolás Maduro no publica cifras oficiales de epidemias, ocultando la realidad sanitaria de Venezuela y en 2014 dejó de publicarse el Anuario de Mortalidad producido por el Ministerio Popular Para la Salud.
En 2016 se registraron 150 mil muertes por paludismo, lo que significa un aumento de 525% con relación al año 2000
José Félix Oletta ex ministro de Salud e integrante de la Red Defendamos la Epidemiología dijo a Infobae que en 2016 se registraron 150 mil muertes por paludismo, lo que significa un aumento de 525% con relación al año 2000. "Hoy tenemos casi 12 millones de personas expuestas a riesgo en Venezuela".
Explica Oletta que en el estado Zulia hay un factor determinante en el incremento de casos de paludismo: la movilización interna hacia Bolívar en busca de trabajo en las minas.
"Personas de Zulia van hasta el estado Bolívar en busca de trabajo por el atractivo de las minas de oro, todo lo que significa la zona del arco minero del Orinoco y viajan dos, tres meses o cuatro meses al estado Bolívar y luego retornan infectados a Zulia con paludismo".
Nilsa Romero, otra de las víctimas del paludismo en Zulia
Nilsa Romero, otra de las víctimas del paludismo en Zulia
En 2017, tan solo en el estado Bolívar se calcularon entre 270 y 300 mil casos de paludismo. "Este año superaremos esa cifra" apunta Oletta. Hay un incremento de más del 900% en casos en Venezuela entre 1999 y 2018, con especial énfasis en los estados Amazonas, Bolívar y Zulia fronterizos con Colombia y Brasil y los estados costeros de Anzoátegui, Aragua, Delta Amacuro, Miranda, Monagas, Sucre y Vargas.
De acuerdo con la explicación de Oletta se estima que en 2018 los casos de paludismo en Venezuela se ubiquen entre 750 mil y un millón.
Se estima que los casos de paludismo pueden llegar al millón este año en Venezuela
Se estima que los casos de paludismo pueden llegar al millón este año en Venezuela
Según el informe de 2017 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Venezuela junto a Nigeria y Sudán en África, y Yemen en Oriente Medio, es uno de los cuatro países en condición de alerta por paludismo en el mundo. De hecho, el 50% de las muertes que se registran en el mundo por paludismo ocurren en Venezuela, nación que en 1961 fue certificada como libre de esta enfermedad.

Con la migración forzada desde Venezuela también se propaga el paludismo. Entre 85 y 90% de los reportes de paludismo en Brasil y Guyana provienen de Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.