domingo, 3 de septiembre de 2017

La “comisión de convivencia”, el ojo que vigilará a los venezolanos


La opinión de los venezolanos estará en el ojo de la asamblea nacional constituyente. La semana pasada los miembros de la ANC aprobaron en primera discusión el proyecto de ley constitucional de la convivencia pacífica, a través del cual se pretende sancionar a quienes hagan “llamados al odio, la violencia y la guerra”. En el texto no se definen estos términos. 

De acuerdo con la Constitución vigente, esas no son facultades de ese organismo. Sin embargo, los constituyentes aceleran el paso para aprobar tal ley, la cual define el abogado Luis Izquiel como una aplicación del derecho penal al enemigo. “Están legislando para sancionar al adversario”.

Se crea una comisión para la promoción y garantía de la convivencia pacífica, que integran 15 personas, formulará propuestas de normas, medidas y directrices a la ANC. Serán los encargados de estudiar y calificar las expresiones públicas de los ciudadanos y de los medios de comunicación convencionales y digitales, por el plazo de 9 meses. También podrán dictar medidas “de aplicación inmediata” a los órganos y entes públicos, lo cual viola el principio democrático de la separación de poderes y “ratifica que en Venezuela las instituciones están secuestradas por un partido político”, agregó Izquiel. 
Apagón informativo. La presidente encargada de la Comisión de Medios del Parlamento, Olivia Lozano, aseguró que con la ley contra el odio el presidente Nicolás Maduro dará “una estocada definitiva al país al estilo del antiguo código penal soviético”.

La norma entraría en vigencia luego de la publicación en Gaceta Oficial, posee 13 artículos y el primero de ellos establece que esa norma busca “promover y garantizar el reconocimiento de la diversidad, la tolerancia y el respeto”, también “prevenir y erradicar toda forma de violencia, odio e intolerancia”.

Quienes incurran en los delitos de odio (fomentar, promover, incitar al odio, la discriminación o violencia contra una persona) públicamente, ya sea por medios de comunicación o redes sociales, serían sancionados con prisión de 10 a 15 años. 

“Quienes pueden legislar penalmente en Venezuela, según la Constitución vigente de 1999, es la Asamblea Nacional. Eso es una facultad monopólica del Parlamento. En este caso la ANC cuando legisla en materia penal está usurpando las funciones del Poder Legislativo”, manifestó Izquiel, especialista en Derecho Penal. Consideró excesivo el tiempo de pena al que someterían a las personas, ya que supera el castigo de algunos tipos de homicidios y casi iguala a la del homicidio intencional. 

“A esta constituyente se le abren las puertas a todos los sectores que han sido víctimas de intolerancia y la violencia. La ley contra el odio y la intolerancia debe formar parte de un gran debate nacional, los constituyentes van a sus municipios a promoverlo”, anunció la presidente del organismo cuestionado, Delcy Rodríguez. Luego, en la siguiente sesión, informó sobre la conformación de seis equipos de tres constituyentes por cada región que se trasladarán a los municipios para debatir tal proyecto. 
Ambigua e ilimitada. Especialistas en el discurso y defensores de la libertad de expresión coinciden con el abogado en cuanto a que la ley contra el odio pudiera ser una nueva herramienta del gobierno para perseguir y penalizar a la oposición, por estar sumida en la discrecionalidad y en la ambigüedad. 

“Estamos a las puertas de que haya un tribunal de la inquisición o de que se haga un show político en el que se intente llevar a voceros, líderes políticos, opinadores y ponerlos frente al paredón del enjuiciamiento público, más que judicial, por haber manifestado de forma crítica”, advierte Andrés Cañizález, especialista en análisis del discurso al comparar la ley contra el odio con el “ministerio de la verdad” de la novela 1984, escrita por el británico George Orwell. 

Tal es el caso de Leopoldo López, quien fue sentenciado a casi 14 años de prisión, sin pruebas, solo con base en un análisis discursivo. Durante el juicio, la lingüista Rosa Amelia Azuaje, examinó 32 alocuciones del dirigente opositor y exculpó al ex alcalde de Chacao; no obstante, fue condenado. 

Salvo esto, en Venezuela no existen antecedentes en la materia, pero sí en hechos de violencia generados luego de llamados de líderes políticos. “En el año 2001 y 2002 hubo un discurso del presidente Chávez señalando a los medios, al día siguiente los seguidores del chavismo atacaron a los medios”, manifestó Cañizález.

Precisó que es difícil determinar cuándo un discurso llama al odio y a la violencia, y que esta “ambigüedad puede ser una poderosa arma política”, porque el gobierno lo puede interpretar a su beneficio.
Patrón totalitario. En la actualidad son pocos los precedentes en el mundo de este tipo de acciones gubernamentales, Cañizález lo compara con el gobierno de Vladimir Putin en Rusia: “Allá también ha habido restricciones a la vocería política y a los medios independientes, y se ha apelado, más que a la represión directa, a todas estas figuras legales”. 

Rocío Guijarro, gerente general de Cedice Libertad, manifestó: “Esto debe ser una copia de otra ley en algún otro sistema totalitario que nos lleva directo al camino de la servidumbre, la sumisión y la esclavitud”. 

Indicó que esta propuesta de la ANC se trata de un proyecto para continuar cercenando la libertad de expresión y la democracia. 

El insulto como lenguaje
Los calificativos negativos, amenazas e insultos en contra de dirigentes de la oposición, disidentes del chavismo y medios de comunicación inundan las alocuciones de quienes promueven la ley contra el odio durante sus debates en la asamblea nacional constituyente. 

“Muy ineptos, incapaces, ladrones y cobardes. Quienes piden la intervención militar de Estados Unidos son unos traidores a la patria, no merecen ningún perdón”
Diosdado Cabello, durante debate de la ANC el 29 de agosto. 
“Si fuera destruida la revolución bolivariana, iríamos al combate. Y lo que no se pudo con los votos lo haríamos con armas, liberaríamos la patria con las armas”
Nicolás Maduro, durante una alocución en un acto previo a la elección de la ANC.
“Luisa Ortega, que hoy está arrastrada como un gusano en Estados Unidos (…) denunciamos, antes de que saliera huyendo como escoria que es. Mientras haya un venezolano que respire, el que venga por las cenizas tendrá que ser fusilado”
Iris Varela, durante debate de la ANC el 29 de agosto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.